El nombre que lleva este escenario deportivo refleja el cambio que tiene Santa Marta desde que inicio el nuevo modelo de gobierno en el 2012 y que logró un gran evento para la ciudad como fueron los Juegos Bolivarianos.

En su construcción, el escenario empleó un área total de 4.000 M2. Su zona de juego es de 1.144 metros cuadrados, posee todas las especificaciones técnicas internacionales exigidas para la práctica de esta disciplina. La iluminación cumple de igual manera con todos los estándares requeridos.